Ir al contenido principal

La Isla de las Tres Bes y un poco más

 ¿Te has preguntado alguna vez, por qué en nuestra cultura no queman libros? Es interesante hacer un recorrido en la historia y ver como a los pueblos les fue privado el conocimiento mediante la quema de libros. Es de conocimiento público que a menor conocimiento, más crédula es una persona. Una persona que no sepa de donde vino, no sabe hacia dónde irá. Si quieres controlar las acciones y el pensamiento de una persona, debes limitar el conocimiento que le llega.

Los eventos que ocurrieron el 10 de mayo  de 1933, es un claro ejemplo del punto que he mencionado. Ese día, los alemanes pertenecientes al régimen Nazi, no solo estaban acabando con las vidas de los judíos, sino que destruyeron miles de libros para doblegar el “espíritu anti-alemán”. Luego para el 1934 habían censurado alrededor de 3,000 publicaciones. Este comportamiento de censurar el conocimiento, se ha visto desde los años antes de Cristo hasta el presente donde han incendiado recientemente la  Biblioteca de la Academia de Ciencias de El Cairo y la  Biblioteca Pública de Mosul, en Iraq, haciendo que se pierdan muchos años  de conocimiento, lo que realmente es el punto. En Puerto Rico eso no pasa. No pasa porque somos el país más civilizado y más refinado.  No hay necesidad de destruir los libros en Puerto Rico porque NO LEEMOS.

Nosotros no nos educamos más allá de lo necesario. No somos autodidactas. Cuando asistíamos a la escuela apenas cumplíamos con los libros asignado para poder aprobar un curso. Si los buenos maestros nos daban un poco de trabajo adicional, allá iban los padres a poner el grito en la oficina del director, porque “los niños tienen que jugar”. Buscamos llegar a la universidad o a un instituto con la meta de terminar una carrera y adquirir solamente el conocimiento necesario para poder ejercerla. Luego de eso, si el patrono no pide una actualización en el conocimiento o estudios continuos, no volvemos a aprender nada nuevo. No tocamos un libro ni por equivocación,  solo con la excepción de que este narre algún romance erótico.  

Vivimos en una época histórica y cultural, que no se aleja de la realidad que vivió Puerto Rico en el siglo 19.  Época donde se estaban levantando movimientos en las colonias hispanoamericanas para pelear por la independencia. Para evitar esto en Puerto Rico, el gobernador Miguel de la Torre trajo un estilo de gobierno al que llamó el gobierno de las tres bes: baile, botella y baraja. La idea de este sistema de gobierno era lograr entretener al pueblo, para que olvidara lo que estaba ocurriendo en ese momento histórico. Para Miguel, un pueblo que estaba entretenido y divirtiéndose, no se revelaría. ¿Les parece conocida la historia?

Con el tiempo, este método se ha ido perfeccionando hasta llegar a lo que tenemos hoy. Aun seguimos disfrutando el baile, la botella y la baraja, pero también tenemos más. Tenemos las plataformas sociales, donde podemos crear y protagonizar nuestra novela basada en una utopía, los juegos electrónicos, que nos absorben drásticamente el tiempo, las revistas que contienen  los 20 secretos para enamorar a un hombre, los celulares con aplicaciones de jueguitos o para tomarnos fotos y videos con filtros con mariposas y flores en la cabeza. ¡Oh! y que no se nos olvide los programas llenos de cultura que nos ofrece nuestros canales de televisión. Seguimos en el mismo sistema de gobierno del 1830, solo que con mas tecnología.

 Que los políticos nos roben, que el sistema de salud nos drene el bolsillo, que nos cierren las escuelas, que nos suban los impuestos, que la religión se meta en las decisiones legislativas  y que nos vendan la droga frente a los niños. ¡Que pase lo que tenga que pasar en esta Isla, pero que no nos quiten la finquita de Facebook, ni nos apaguen los “servers” de Pokemon Go!

Comentarios

  1. Lo peor es que es tan sencillo distinguir a esos analfabetas funcionales. Les das un teléfono inteligente con acceso a internet (i.e. acceso al conocimiento mundial)... nunca han buscado nada en Google, solamente el App Store para bajar Facebook, Twitter, Instagram... nada más.

    El conocimiento ha muerto.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Aquí esta papá, pero ¿y el Departamento dónde está?

Hace unos días, andan circulando una serie de noticas vinculadas a un caso de maltrato de menores que ocurrió en Carolina, en donde encontraron que un niño de 6 años estaba desnutrido y con quemaduras en su cuerpo. Además del evidente abuso, algo que me causa indignación y coraje, es el hecho de que el padre biológico del menor alega que lleva alrededor de un año pidiendo a las autoridades pertinentes que le ayuden a ver a sus hijos y no habían podido ni localizar a los menores.  Luego del caso ser denunciado por parte de la escuela, entonces el Departamento emitió el siguiente comentario: “un suceso como este siempre es lamentable, MÁS AUN CUANDO LOS PADRES DEBEN ESTAR AL PENDIENTE DE SUS HIJOS.” Esa cita hace eco en mi cabeza y crea ciertas interrogantes a las que no les encuentro respuesta, pero luego de ver los videos en los que el padre de este niño le dice “papá está aquí”, llego a la conclusión de que si ya papá está al pendiente, haciendo lo más que puede, en el Departamento s…

¿Qué pasó con Amelia? Capítulo 1

Ya podía escuchar a los niños corretear en la calles en sus bicicletas, persiguiendo el camión de los helados que pasaba con esa música que siempre encontraré una tanto tenebrosa. Con esto, se sabía que el invierno había terminado y traía recuerdos tan vívidos de cuando Amelia y yo vivíamos paseando por nuestro vecindario, riéndonos de nuestra falta de preocupaciones, soñando sobre quienes queríamos ser y hablando de como siempre estaríamos juntas. Solo que ya ella no estaba. Amelia había desaparecido sin dejar rastro alguno hacía 5 meses. Las personas comenzaban a olvidarla y los medios de comunicación no hacían nada para ayudarles a recordar. La vida parecía de pronto que podía continuar con su ausencia, como si no hiciera falta. 


Todos podían obviar su ausencia menos yo. Verán, Amelia no tan solo era mi mejor amiga, sino que era mi tarjeta de entrada a nuevos grupos y nuevos círculos. Es que Amelia tenía un talento especial para que las personas la quisieran y la vida siempre…

Una vez quise ser hombre...

Ayer mientras tomábamos la clase de Técnicas de Entrevista, la profesora nos presentó un poema, que al leer tan solo la primera estrofa, logró hacerme un gran nudo entre el estómago y el corazón. Y es que si hemos sido una buena mujer, en algún momento de nuestras vidas hemos querido torturar al o a los hombres que han lastimado a las mujeres que amamos.

   Mientras la profesora leía el poema, con cierto dramatismo, no podía evitar recordar cada vez que he visto a mi madre o amigas llorar, incluso esas veces que me he parado frente al espejo con los ojos empañados por el llanto, buscando ver si algo en mí estaba mal.

Este poema es para ustedes, mujeres valiosas y extraordinarias. Es para la amiga, la vecina, la tía, la abuela, la secretaria, tú jefa, tu maestra, tu madre... para aquella mujer que necesita saber que darías la vida para que se sienta digna, para que entienda que su valor no se lo da el hombre que tiene o no tiene al lado, que su felicidad no está diseñada para ser …